BEQUIUM

3729 | Laboratorio SAVAL

Descripción

Principio Activo: Clorfeniramina,Codeína,Seudoefedrina,
Acción Terapéutica: Expectorantes - Mucolíticos

Composición

Cada 5 mL de jarabe contiene: Clorfenamina Maleato 2 mg, Pseudoefedrina clorhidrato 30 mg, Codeína fosfato 10 mg. Excipientes c.s.

Presentación

Envase de 120 mL.

Indicaciones

BEQUIUM está indicado para el tratamiento sintomático de la tos no productiva, de origen alérgico, irritativo, asociada a bronquitis y/o resfríos que involucren congestión nasal.

Dosificación

Vía oral. Dosis:según prescripción médica. Se calcula en base a la codeína. Dosis usual adultos y niños mayores de 12 años:1 a 2 cucharaditas (5 ml) 3 veces al día. Dosis pediátrica de 6 a 12 años usual:1/2 a 1 cucharadita (5 ml) 3 veces al día. No usar en menores de 2 años. Uso prolongado:No tomar este medicamento por más de siete días, si los síntomas no mejoran o empeoran.

Contraindicaciones

Está contraindicada la administración de codeína a recién nacidos, a bebes prematuros o durante el trabajo de parto prematuro. La administración de pseudoefedrina está contraindicada en pacientes con enfermedad coronaria grave, hipertensión severa o en pacientes en tratamiento con inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAOs). Contraindicado en casos de hipersensibilidad a cualquier componente de la formula. Tos del asmático.

Reacciones Adversas

Debido a que la pseudoefedrina es un agente simpaticomimético, se debe considerar la posibilidad de efectos adversos asociados a otros fármacos simpaticomiméticos, como miedo, ansiedad, tensión, temblores, alucinaciones, convulsiones, palidez, dificultad respiratoria, disuria y colapso cardiovascular, que deben ser considerados. Grandes dosis de pseudoefedrina puede causar mareos, náuseas y / o vómitos. Codeína presenta un mínimo de efectos adversos a las dosis habitualmente recomendadas, sin embargo, producto de la administración de codeína se han reportado como reacciones adversas frecuentes la aparición de náuseas y vómitos. Somnolencia, sedación y retención urinaria también pueden aparecer tras la administración de codeína. Además se han reportado casos de apnea, convulsiones, hipotensión, hipocalcemia, pancreatitis, hepatotoxicidad, miastenia gravis, disminución de las habilidades psicomotoras y edema pulmonar tras la administración de codeína. Se han descrito casos de reacciones de hipersensibilidad cruzada con otros analgésicos narcóticos. La administración de grandes dosis de codeína se han asociado a la aparición de prurito y erupción cutánea en los pacientes. Las reacciones adversas más comunes tras la administración de antagonistas H1 son anorexia, náuseas, vómitos dolor epigástrico, diarrea o estreñimiento, somnolencia y sedación. Además tras la administración de clorfenamina se han reportado casos aislados de disritmias cardíacas, hipotensión, agranulocitosis, anemia aplástica, trombocitopenia, discinesia, alucinaciones, agitaciones, intranquilidad y ataxia.

Precauciones

Codeína debe ser administrada con precaución, preferentemente con una dosis inicial reducida, a pacientes con problemas abdominales agudos, enfermedad de Addison, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, fiebre, lesiones en la cabeza o con incremento de la presión intracraneal, insuficiencia hepática grave, insuficiencia renal grave, hipotiroidismo, depresión respiratoria preexistente, hipoxia, hipercapnia, hipertrofia prostática o estenosis uretral, operación reciente al tracto gastrointestinal o urinario, reducción del volumen circulante, convulsiones o colitis ulcerativa. Codeína debe administrarse con cuidado a pacientes que sean metabolizadores ultrarrápidos, ya que la metabolización rápida de codeína a morfina puede causar una sobredosis caracterizada por mucho sueño, confusión y respiración acelerada. Es muy difícil que codeína produzca dependencia física por su baja dosis. Sin embargo, no se puede descartar el desarrollo de una potencial dependencia producto de la administración de codeína. Debe administrarse con precaución a pacientes adultos mayores o pacientes debilitados. Pseudoefedrina debe administrarse con cuidado en pacientes con arritmias, diabetes millitus, glaucoma, hipertiroidismo, enfermedad cardiaca isquémica, hipertrofia prostática y falla renal. Se debe tener especial precaución con los pacientes geriátricos ya que son más sensibles a los efectos de pseudoefedrina en el sistema nervioso central. La administración de clorfenamina debe hacerse con cautela a pacientes con asma, obstrucción del cuello vesical, insuficiencia hepática, glaucoma de ángulo cerrado, obstrucción píloro-duodenal, úlcera péptica estenosante o sintomatología de una hipertrofia prostática. La administración de clorfenamina puede originar efectos sedativos, algunos pacientes puede que sean más o menos sensibles a estos efectos. Embarazo y lactancia:Embarazo:Categoría C. Debido a que los distintos componentes de este medicamento pueden llegar a ocasionar efectos adversos sobre el feto, se debe evitar la administración de este medicamento durante el embarazo. Lactancia:Las pruebas disponibles son insuficientes para determinar el riesgo del lactante cuando se utiliza este medicamento durante la lactancia. El uso de este medicamento durante la lactancia solo se justifica si los beneficios potenciales de la terapia justifican los riesgos que corre el lactante.

Indicado para el tratamiento de:

Tos
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play