CALDEVAL

2265 | Laboratorio SAVAL

Descripción

Principio Activo: Calcio,
Acción Terapéutica: Medicamentos c/acción sobre metabolismo óseo

Composición

Cada comprimido de CALDEVAL contiene: Carbonato de calcio 1250 mg (Equivalente a 500 mg de Calcio). Colecalciferol 400 UI. Excipientes c.s.p.

Presentación

Envase blíster por 30 y 60 comprimidos ranurados con sabor.

Indicaciones

Tratamiento y profilaxis de los estados carenciales de calcio que cursan con déficit de vitamina D. Indicado como estimulante de los procesos de consolidación de fracturas. Usos:Osteoporosis, osteomalacia, raquitismo, en todas sus formas, hipocalcemia asociada con hipoparatiroidismo. Lactancia, embarazo, desmineralización pre y post menopáusica y vejez.

Dosificación

Vía oral. Dosis:según prescripción médica. Comprimidos de agradable sabor, para disolver en la boca, o bien pueden fraccionarse e ingerir con 1 vaso de agua. Dosis usual adultos:1 a 2 comprimidos al día, uno en la mañana y otro en la tarde.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de la fórmula, o pacientes con hipersensibilidad a los metabolitos de la vitamina D (por ejemplo, el calcitriol, calcifediol, alfacalcidol, calcipotriol). No administrar a pacientes con hipercalcemia (posible exacerbación con mayor toxicidad), pacientes con hipervitaminosis D (posible empeoramiento de la condición), pacientes con metástasis ósea, mieloma y otras alteraciones óseas malignas, sarcoidosis, hiperparatiroidismo primario, hipercalciuria severa, síndrome de mala absorción. No administrar a pacientes con insuficiencia renal grave, osteoporosis debida a inmovilización prolongada, litiasis cálcica, nefrocalcinosis y calcificaciones tisulares.

Reacciones Adversas

Náuseas, vómitos, estreñimiento, poliuria, polidipsia y nocturia se han reportado como efectos adversos producto de la terapia con vitamina D. Puede ocurrir toxicidad por vitamina D, lo que incluye nefrocalcinosis / insuficiencia renal, hipertensión y psicosis con el uso prolongado de colecalciferol, las dosis relativamente bajas pueden producir toxicidad en los lactantes y los niños hipersensibles. Hipervitaminosis D es reversible tras la interrupción del tratamiento a menos que el daño renal sea grave. La toxicidad de vitamina D asociada a la aparición de hipercalcemia puede ser fácilmente reconocida. Los síntomas iniciales relacionados con la hipercalcemia incluyen diarrea, estreñimiento (principalmente en niños y adolescentes), náuseas, vómitos, anorexia, poliuria, polidipsia, nicturia, debilidad / fatiga, dolor de cabeza y alteraciones mentales. Manifestaciones crónicas incluyen proteinuria e insuficiencia renal; calcificación de los tejidos en los riñones, el corazón, los vasos y la piel, hipertensión y, posiblemente, arritmias, junto con el empeoramiento de los síntomas gastrointestinales, pancreatitis, y la sintomatología psicótica. Puede producirse en mujeres menopáusicas la disminución de las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y el aumento de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), tras la administración de la vitamina. En los pacientes con hipotiroidismo, la ingestión de grandes cantidades de sales de calcio puede dar lugar a hipercalcemia. La hipercalcemia puede conducir al depósito de Calcio en la conjuntiva y córnea. La administración de calcio puede causar irritación gastrointestinal. El estreñimiento es uno de los efectos secundarios más comunes asociados con la administración de calcio.

Precauciones

La administración de distintas sales de calcio puede causar irritación gastrointestinal. El uso de suplementos de calcio/vitamina D o diuréticos tiazídicos; de manera concomitante con este medicamento aumento del riesgo de hipercalcemia. Debe administrarse con precaución a pacientes que reciben tratamiento con digitálicos (digoxina), existe un riesgo potencial en estos pacientes de desarrollar arritmias cardíacas asociadas con hipercalcemia. En los pacientes con insuficiencia renal en fase terminal, existe el riesgo de desarrollar hipercalcemia si se administra con las comidas. Puede producirse hipercalcemia de manera aguda o crónica, la vigilancia de los niveles plasmáticos es necesaria, la reducción de la dosis o la interrupción del tratamiento pueden ser necesarias. Administrar con precaución medicamentos que contengan vitamina D a pacientes con arteriosclerosis, trastornos cardíacos, ya que en estos pacientes se puede producir una exacerbación potencial de los efectos relacionados con la persistencia de la hipercalcemia durante el uso terapéutico. Pacientes con hiperlipidemia, pueden experimentar una potencial elevación del LDL, tras la administración de vitamina D. Pacientes con hiperfosfatemia presentan riesgo de calcificación metastásica; se deben normalizar los niveles de fosfato antes iniciar la terapia con vitamina D. Administre con precaución a pacientes con enfermedad hepática, ya que estos pacientes pueden sufrir alteraciones de la absorción de vitamina D. Precaución en pacientes con insuficiencia renal, el uso de vitamina D puede exacerbar de los efectos relacionados con la hipercalcemia durante el uso terapéutico. Se debe tener precaución con los pacientes con antecedentes de cálculos urinarios, o hipercalciuria leve. En caso de ser necesario se reducirá la dosis de calcio o se interrumpirá el tratamiento. El exceso de vitamina D puede conducir a hipervitaminosis D manifestada por hipercalcemia. En Pacientes con osteodistrofia renal u otras condiciones que requieren altas dosis de vitamina D se recomienda emplear los metabolitos de la vitamina D, como el calcitriol. Si además de este medicamento se requiere la administración de suplementos de hierro, estos deben administrarse a diferentes tiempos. Este medicamento no es recomendado para niños menores de 12 años. Embarazo y lactancia:Durante el embarazo y la lactancia, los requerimientos de calcio y vitamina D aumentan, estos deben tratar de suplirse obteniéndose los elementos desde otras fuentes. Embarazo: Las pruebas disponibles no son concluyentes o son inadecuadas para determinar el riesgo fetal asociado a la administración de calcio y vitamina D durante el embarazo. Durante el embarazo la ingesta diaria no debe exceder los 1500 mg de calcio y 600 UI de vitamina D. La sobredosis de vitamina D ha mostrado efectos teratogénicos en animales preñados. Sin embargo, no se cuenta con estudios de este producto en mujeres embarazadas ni nodrizas. En humanos, la hipercalcemia prolongada puede producir en el recién nacido retardo físico o mental, estenosis aortica y retinopatía. Este medicamento debe ser administrado sólo si el beneficio potencial justifica el riesgo para el feto. Lactancia:Las pruebas disponibles no son concluyentes para determinar el riesgo infantil cuando se utiliza calcio durante la lactancia. La evidencia muestra que vitamina D posee un riesgo mínimo para el infante cuando es usado durante la lactancia. Sopesar los beneficios potenciales del tratamiento farmacológico con calcio contra los riesgos antes de recetar este medicamento durante la lactancia. El calcio se excreta en la leche materna en cantidades significativas, mientras que la vitamina D en cantidades mínimas. Los efectos adversos en los lactantes, como resultado, no han sido reportados. No se sabe si el calcio afecta la cantidad o la composición de la leche materna.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play