IMURAN

3135 | Laboratorio BIOTOSCANA

Descripción

Principio Activo: Azatioprina,
Acción Terapéutica: Inmunosupresores

Composición

Cada comprimido recubierto contiene 50 mg del ingrediente activo azatioprina. Excipientes: lactosa, almidón, ácido esteárico, estearato de magnesio, metilhidroxipropilcelulosa, polietilenglicol.

Presentación

IMURAN® 50 mg: envase de 100 comprimidos.

Indicaciones

IMURAN se usa como un antimetabolito inmunosupresor, solo o por lo común en combinación con otros agentes (usualmente corticosteroides) y procedimientos que influyen en la respuesta inmune. Puede ser que el efecto terapéutico se manifieste hasta después de varias semanas o meses de tratamiento, y puede incluir un efecto favorable de reducción de esteroides, reduciendo por tanto la toxicidad asociada con dosis altas y el empleo prolongado de corticosteroides. IMURAN, en combinación con corticosteroides y/u otros agentes y procedimientos inmunosupresores, está indicado para aumentar la sobrevida de pacientes con trasplantes de órganos, como en los casos de trasplantes renales, de corazón y hepáticos; y para reducir los requerimientos de corticosteroides en los pacientes receptores de trasplantes renales. IMURAN se indica en el tratamiento de la enfermedad intestinal inflamatoria de grado moderado a severo (EII) (enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa) en los pacientes que requieren la administración de una terapia con corticosteroides, en aquellos incapaces de tolerar alguna terapia con corticosteroides o en los pacientes cuya enfermedad sea resistente a otra terapia estándar de primera línea. IMURAN, ya sea solo o por lo general en combinación con corticosteroides y/u otros fármacos y procedimientos, se ha usado con beneficio clínico (el cual puede incluir reducción de la dosis o suspensión de los corticosteroides) en una proporción de pacientes que padecen lo siguiente: artritis reumatoide severa, lupus eritematoso sistémico, dermatomiositis y poliomiositis, hepatitis crónica activa autoinmune, pénfigo vulgar, poliarteritis nudosa, anemia hemolítica autoinmune, púrpura tromobocitopénica idiopática crónica, resistente al tratamiento esclerosis múltiple recidivante y remitente.

Dosificación

Cuando la vía oral no sea práctica, puede administrarse IMURAN Inyectable a través de la vía intravenosa; sin embargo, esta vía debe suspenderse tan pronto como se tolere la terapia oral. Debe consultarse en la literatura médica especializada las guías basadas en la experiencia clínica en condiciones particulares. Uso en Adultos: Dosis en adultos receptores de trasplantes:Dependiendo del régimen inmunosupresor empleado, el primer día de tratamiento puede administrarse vía oral una dosis de hasta 5 mg/kg de peso corporal/día. La dosis de mantenimiento varía de 1-4 mg/kg de peso corporal/día, y debe ajustarse de acuerdo con los requerimientos clínicos y la tolerancia hematológica. La evidencia indica que la terapia con IMURAN debe mantenerse indefinidamente, aún cuando sólo se requieran dosis bajas, debido al riesgo de rechazo al injerto. Dosis en adultos para otras indicaciones:En general, la dosis inicial es de 1-3 mg/kg de peso corporal/día, y debe ajustarse dentro de estos límites, dependiendo de la respuesta clínica (la cual puede no ser evidente en semanas o meses) y de la tolerancia hematológica. Cuando la respuesta terapéutica es evidente, debe considerarse la posibilidad de reducir la dosis de mantenimiento al nivel mínimo compatible con el mantenimiento de esa respuesta. Si la condición del paciente no mejora en 3 meses, debe considerarse la interrupción del tratamiento con Imuran. Sin embargo, en los pacientes con EII debe considerarse una duración de tratamiento de cuando menos doce meses; es posible que no sea clínicamente evidente alguna respuesta al tratamiento sino hasta después de tres a cuatro meses de terapia. La dosis requerida de mantenimiento puede estar en el rango de menos de 1 mg/kg de peso corporal/día a 3 mg/kg de peso corporal/día, dependiendo de la condición clínica tratada y de la respuesta individual del paciente, incluyendo la tolerancia hematológica. Uso en pacientes de edad avanzada:(vea Uso en pacientes con insuficiencia renal y/o hepática): La experiencia con la administración de IMURAN en pacientes de edad avanzada es limitada. Aunque los datos disponibles no proporcionan información de mayor incidencia de efectos secundarios entre los pacientes de edad avanzada que entre otros pacientes tratados con IMURAN, se recomienda que la dosis empleada esté en el límite inferior del rango de dosis (ver anteriormente Dosis en adultos para otras indicaciones). Se debe poner especial atención en el monitoreo de la respuesta hematológica y en la reducción de la dosis de mantenimiento a la dosis mínima requerida para obtener la respuesta clínica. Uso en niños: Esclerosis Múltiple.La esclerosis múltiple no es una enfermedad que se diagnostique con frecuencia en niños. No se recomienda el uso de IMURAN. Dosis en trasplantes:ver la dosis para adultos receptores de trasplantes. Dosis para otras indicaciones:ver la dosis en adultos para otras indicaciones. Uso en pacientes con insuficiencia renal y/o hepática:En los pacientes con insuficiencia renal y/o hepática la dosis debe administrarse al nivel más bajo del rango normal (ver más detalles en Advertencias).

Contraindicaciones

IMURAN está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a la azatioprina o a cualquier otro componente de la preparación. La hipersensibilidad a la 6-mercaptopurina (6-MP) debe alertar al médico de una probable hipersensibilidad al Imuran.

Reacciones Adversas

No hay documentación clínica moderna para este producto que pueda usarse como apoyo para determinar la frecuencia de los efectos indeseables. Los efectos indeseables pueden variar en su incidencia, dependiendo de la indicación. Se ha utilizado la siguiente convención para clasificar la frecuencia: Muy común < 1/10, común < 1/100, < 1/10, poco común < 1/1000 y < 1/100, rara < 1/10,000 y < 1/1000, muy rara < 1/10,000. Infecciones e infestaciones: Muy comunes: Infecciones virales, micóticas y bacterianas en pacientes de trasplante que reciben azatioprina en combinación con otros agentes inmunosupresores. No comunes: infecciones víricas, micóticas y bacterianas en otras poblaciones de pacientes. Los pacientes que reciben IMURAN solo o en combinación con otros inmunosupresores, particularmente corticosteroides, tienen susceptibilidad aumentada a infecciones virales, micóticas y bacterianas, con inclusión de la infección severa o atípica con varicela, herpes zóster y otros agentes infecciosos (vea Advertencias). Neoplasmas benignos y malignos (incluyendo quistes y pólipos): Raros: Neoplasias, incluyendo linfomas no Hodgkin, cánceres de piel (melanoma y no melanoma), sarcomas (Kaposi y no Kaposi), cáncer cervicouterino in situ,leucemia mieloide aguda y mielodisplasia (ver también Advertencias). El riesgo de desarrollar linfomas no Hodgkin y otras malignidades, principalmente cánceres de piel (melanoma y no melanoma), sarcomas (Kaposi y no Kaposi) y cáncer cervicouterino in situ,está aumentado en los pacientes que reciben fármacos inmunosupresores, particularmente en los receptores de trasplantes que reciben tratamiento agresivo, y esta terapia debe mantenerse en el nivel eficaz más bajo. El riesgo aumentado de desarrollar linfomas no Hodgkin en pacientes inmunosuprimidos con artritis reumatoide, comparado con la población general, parece relacionarse con la enfermedad misma, por lo menos en parte. Ha habido reportes raros de leucemia mieloide aguda y mielodisplasia (algunos en asociación con anormalidades cromosómicas). Trastornos hematológicos y en el sistema linfático. Muy comunes: depresión de la función de la médula ósea; leucopenia. Comunes: trombocitopenia. Poco comunes: anemia. Raros: agranulocitosis, pancitopenia, anemia aplásica, anemia megaloblástica, hipoplasia eritroide. Imuran puede asociarse con una depresión de la función de la médula ósea, relacionada con la dosis y generalmente reversible, más frecuentemente expresada como leucopenia, pero algunas veces también expresada como anemia y trombocitopenia, y raramente como agranulocitosis, pancitopenia y anemia aplásica. Estos trastornos ocurren particularmente en pacientes predispuestos a mielotoxicidad, como los pacientes con deficiencia de TPMT e insuficiencia renal o hepática y en pacientes en quienes no se reduce la dosis de IMURAN cuando reciben terapia concomitante con alopurinol. Han ocurrido aumentos relacionados con la dosis en el volumen corpuscular promedio y en el contenido de hemoglobina en los eritrocitos, en asociación con la terapia con IMURAN. También se han observado cambios megaloblásticos en la médula ósea, pero la anemia megaloblástica severa y la hipoplasia eritroide son raras. Trastornos en el sistema inmunológico. Poco comunes: reacciones de hipersensibilidad. Ocasionalmente se han descrito varios síndromes clínicos diferentes, los cuales parecen ser manifestaciones idiosincráticas de hipersensibilidad después de la administración de IMURAN. Las características clínicas incluyen malestar general, vértigo, náusea, vómito, diarrea, fiebre, escalofríos, exantema, rash, vasculitis, mialgia, artralgia, hipotensión, insuficiencia renal, insuficiencia hepática y colestasis (ver Trastornos hepatobiliares). En muchos casos, la reexposición ha confirmado una asociación con IMURAN. La interrupción inmediata de azatioprina y la institución de medidas circulatorias de apoyo, cuando se requieren, han logrado la recuperación en la mayoría de los casos. Otra patología subyacente marcada ha contribuido a las muy raras muertes reportadas. Después de una reacción de hipersensibilidad al IMURAN debe evaluarse cuidadosamente la necesidad de continuar la administración de Imuran, de acuerdo con cada caso particular. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Muy raros: neumonía intersticial Reversible. Trastornos gastrointestinales: Comunes: náuseas. Poco comunes: pancreatitis. Raros: se ha reportado colitis, diverticulitis y perforación intestinal en receptores de trasplantes, y diarrea severa en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. Una minoría de pacientes experimenta náuseas cuando IMURAN se administra por primera vez. Esto parece aliviarse administrando las tabletas después de las comidas. En receptores de trasplantes que reciben terapia inmunosupresora se han descrito complicaciones severas, incluyendo colitis, diverticulitis y perforación intestinal. Sin embargo, no está claramente establecida la etiología, y pueden estar implicadas dosis altas de corticosteroides. Se ha reportado diarrea severa recurrente cuando se repite el reto en pacientes tratados con IMURAN para la enfermedad inflamatoria intestinal. Cuando se tratan estos pacientes, debe tenerse en mente la posibilidad de que la exacerbación de los síntomas pudiera relacionarse con el fármaco. Se ha reportado pancreatitis en un pequeño porcentaje de pacientes que reciben terapia con IMURAN, particularmente en pacientes que reciben trasplantes renales y en aquellos diagnosticados con enfermedad inflamatoria intestinal. Es difícil relacionar la pancreatitis con la administración de un fármaco particular, aunque en ocasiones la repetición del reto ha confirmado una asociación con IMURAN. Trastornos hepatobiliares: Poco comunes: colestasis y deterioro de las pruebas de función hepática. Raros: daño hepático que pone en peligro la vida. Ocasionalmente se ha reportado colestasis y deterioro de la función hepática asociados con IMURAN, y usualmente son reversibles al suspender el tratamiento. Estas manifestaciones pueden asociarse con síntomas de una reacción de hipersensibilidad (ver Trastornos en el sistema inmunológico). Raramente se ha descrito daño hepático que pone en peligro la vida, asociado con la administración crónica de azatioprina, principalmente en pacientes receptores de trasplantes. Los hallazgos histológicos incluyen dilatación sinusoidal, púrpura hepática, enfermedad venosa oclusiva e hiperplasia nodular regenerativa. En algunos casos la suspensión de la administración de azatioprina ha resultado en una mejoría temporal o permanente de la histología y síntomas hepáticos. Trastornos cutáneos y subcutáneos: Raros: alopecia En varias ocasiones se ha descrito pérdida del cabello en pacientes que reciben azatioprina y otros agentes inmunosupresores. En muchos casos la condición se resolvió espontáneamente a pesar de continuar el tratamiento. No está clara la relación entre la alopecia y el tratamiento con azatioprina.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

Otros medicamentos de BIOTOSCANA

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play