INSUMAN R

2478 | Laboratorio SANOFI AVENTIS

Descripción

Principio Activo: Insulina,
Acción Terapéutica: Hipoglucemiantes orales e inyectables

Composición

Cada ml de la solución inyectable contiene: Insulina humana 3,571 mg (que corresponde a 100 U.I). Excipientes: M-cresol 2,7 mg; Fosfato sódico monobásico dihidrato 2,1 mg; Glicerol 85%: 18,824 mg; Hidróxido de sodio 0,576 mg; Acido clorhídrico concentrado 0,232 mg; Agua para inyectables 976,997 mg. Una unidad internacional (UI) corresponde a 0,035 mg de insulina humana anhidra. Insuman® Rapid es una solución de insulina neutra (insulina regular). La insulina humana se obtiene por tecnología de ADN recombinante en Escherichia coli. Solución transparente, incolora y de consistencia acuosa.

Presentación

Estuches con 1 frasco-ampolla con 5 ml.

Indicaciones

Diabetes mellitus cuando es necesario tratamiento con insulina. Insuman® Rapid también es adecuado para el tratamiento del coma hiperglicémico y la cetoacidosis, así como para obtener la estabilización pre, intra y postoperatoria de pacientes con diabetes mellitus.

Dosificación

Los niveles de glicemia deseados, las preparaciones de insulina que se van a usar y la pauta posológica (dosis e intervalos) deben determinarse de manera individual y ajustarse de acuerdo con la dieta, actividad física y estilo de vida del paciente. Dosis diarias y momentos de administración:No existen reglas fijas sobre la pauta posológica de insulina. Sin embargo, la dosis promedio que se necesita suele ser de 0,5 a 1,0 UI por kg de peso corporal al día. Las necesidades metabólicas basales representan el 40 al 60% de las necesidades diarias totales. Insuman®Rapid se inyecta por vía subcutánea 15 - 20 minutos antes de la comida. Sobre todo, en el tratamiento de la hiperglicemia grave o la cetoacidosis, la administración de insulina es parte de un régimen terapéutico complejo, que incluye medidas para proteger al paciente de posibles complicaciones debidas a la reducción relativamente rápida de la glicemia. Este régimen requiere un estricto control (estado metabólico, equilibrio ácido-base y electrolítico, constantes vitales, etc.) en Unidades de cuidados intensivos o similares. Cambio a Insuman®Rapid:Al cambiar a los pacientes de una preparación de insulina a otra, puede ser necesario ajustar la pauta posológica. Así ocurre, por ejemplo, en los casos siguientes:al pasar de una insulina animal (especialmente una insulina bovina) a insulina humana, al pasar de una preparación de insulina humana a otra, al pasar de un régimen exclusivo con insulina regular a otro con una insulina de acción más larga. La necesidad de ajustar la dosis (p.ej., reducirla) puede ponerse de manifiesto inmediatamente después del cambio de tratamiento. También puede aparecer de forma gradual en un período de varias semanas. Tras el cambio de una insulina animal a insulina humana, puede ser necesario reducir la pauta posológica, en especial en pacientes que: hayan estado controlados previamente con niveles de glicemia bastante bajos, tengan tendencia a la hipoglicemia, hayan necesitado previamente dosis altas de insulina debido a la presencia de anticuerpos antiinsulina. Durante el cambio de la insulina y en las semanas siguientes se recomienda establecer un estrecho control metabólico. En los pacientes que precisen dosis altas de insulina por la presencia de anticuerpos antiinsulina, se tiene que considerar la posibilidad de llevar a cabo el cambio bajo supervisión médica en un hospital o un contexto semejante. Ajuste secundario de la dosis:La mejora del control metabólico puede dar lugar a una mayor sensibilidad a la insulina, con la reducción consiguiente de las necesidades de ésta. Puede requerirse asimismo un ajuste de la dosis, por ejemplo: si se produce un cambio en el peso del paciente, si cambia el estilo de vida del paciente, si aparecen otras circunstancias que puedan inducir una mayor sensibilidad a la hipo- o hiperglicemia (ver Precauciones). Uso en pacientes de edad avanzada:En ancianos el requerimiento de insulina puede disminuir (Ver Precauciones). En pacientes ancianos con diabetes, es recomendable ser cuidadoso en la dosis inicial, el aumento de dosis y el mantenimiento de ésta para evitar reacciones hipoglicémicas. La hipoglicemia puede ser difícil de reconocer en los ancianos (ver Precauciones). Uso en poblaciones especiales: Las necesidades de insulina pueden ser menores en pacientes con insuficiencia hepática o renal, así como en ancianos (ver Precauciones). Administración:Insuman®Rapid contiene 100 UI de insulina por ml de solución. Sólo se deben usar jeringas para inyección diseñadas para esta concentración de insulina (100 UI por ml). Las jeringas para inyección no deben contener ningún otro principio activo ni residuo (p.ej., trazas de heparina). Insuman®Rapid se administra por vía subcutánea. La absorción de insulina y, por tanto, el efecto hipoglicemiante de una dosis puede variar según se practique la inyección en un área u otra (p.ej., la pared abdominal en comparación con el muslo). Los puntos de inyección, dentro de un área de inyección determinada, deben cambiarse de una inyección a otra. Insuman®Rapid también se puede administrar por vía intravenosa. Generalmente el tratamiento intravenoso con insulina debe realizarse en Unidades de cuidados intensivos o bajo condiciones de tratamiento y control comparables a las efectuadas en esas unidades (ver Dosis diaria y momentos de administración).

Contraindicaciones

Hipersensibilidad al principio activo o a cualquiera de los excipientes.

Reacciones Adversas

La hipoglicemia, que es, por lo general, el efecto indeseable más frecuente de la terapia con insulina, puede producirse si la dosis de insulina es muy elevada en relación con las necesidades de la misma. En los ensayos clínicos y durante la comercialización, la frecuencia varía en función de la población de pacientes y las pautas de dosis. Por tanto, no puede detallarse ninguna frecuencia específica. Las crisis hipoglicémicas graves, especialmente si muestran un patrón recurrente, pueden producir lesiones neurológicas. Los episodios hipoglicémicos prolongados o graves pueden tener un desenlace fatal. En muchos pacientes, los signos y síntomas de neuroglucopenia están precedidos por signos de contrarregulación adrenérgica. En general, cuanto mayor y más rápido es el descenso de la glicemia, más marcado es el fenómeno de contrarregulación y sus síntomas. Las siguientes reacciones adversas relacionadas procedentes de investigación clínica se describen a continuación utilizando la clasificación órgano-sistema y en orden decreciente: muy frecuentes ( >1/10); frecuentes ( >1/100 a < 1/10); poco frecuentes ( >1/1.000 a < 1/100); raras ( >1/10.000 a < 1/1.000); muy raras ( < 1/10.000), no conocidas (no se pueden estimar de los datos disponibles). Las reacciones adversas se presentan en orden decreciente de gravedad dentro de cada frecuencia. Trastornos del sistema inmunológico:Poco frecuente: shock, que puede conllevar a riesgo vital. Frecuencia no conocida: reacciones inmediatas de tipo alérgico frente a la insulina o los excipientes pueden ser por ejemplo: reacciones inmediatas de tipo alérgico (hipotensión, edema angioneurótico, broncospasmo, reacciones cutáneas generalizadas), anticuerpos antiinsulina, que pueden ser de riesgo vital. La administración de insulina puede dar lugar a la formación de anticuerpos antiinsulina. En raras ocasiones, la presencia de estos anticuerpos puede precisar un ajuste de la dosis de insulina para corregir una tendencia a la hiperglicemia o a la hipoglicemia. Trastornos del metabolismo y de la nutrición:Frecuente: edema. Frecuencia no conocida: retención de sodio. La insulina puede ocasionar retención de sodio y edema, especialmente si el tratamiento insulínico intensivo corrige un control metabólico previo deficiente. Trastornos oculares:Frecuencia no conocida: retinopatía proliferativa, retinopatía diabética, trastorno visual. Un cambio importante en el control de la glicemia puede provocar un trastorno visual temporal, debido a la alteración temporal de la turgencia y, por tanto, del índice de refracción del cristalino. La mejora a largo plazo del control de la glicemia reduce el riesgo de progresión de la retinopatía diabética. Sin embargo, la intensificación de la terapia con insulina, con una mejora brusca del control de la glicemia, puede dar lugar a un deterioro temporal de la retinopatía diabética. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo:Frecuencia no conocida: lipodistrofia. Al igual que con cualquier terapia insulínica, se puede producir una lipodistrofia en el punto de inyección que retrase la absorción local de la insulina. El cambio continuo del lugar de inyección dentro de un área de inyección determinado puede ser útil para disminuir o evitar estas reacciones. Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración:Frecuente: reacciones en el lugar de inyección. Poco frecuentes: urticaria en el lugar de inyección. No conocidos: inflamación en el lugar de inyección, tumefacción en el lugar de inyección, dolor en el lugar de inyección, prurito en el lugar de inyección, eritema en el lugar de inyección. La mayor parte de las reacciones leves a las insulinas, en el lugar de inyección, se resuelven habitualmente en unos días o en pocas semanas.

Precauciones

Los pacientes con hipersensibilidad a Insuman®Rapid para los que no hay un preparado mejor disponible, sólo deben continuar el tratamiento bajo un estricto control médico y si es necesario, en combinación con un tratamiento antialérgico. Se recomienda a los pacientes con alergia a la insulina animal, que se sometan al test cutáneo intradérmico previo a su cambio a Insuman®Rapid, ya que podrían experimentar reacciones inmunológicas cruzadas. En los pacientes con trastornos renales, las necesidades de insulina pueden reducirse a causa de la disminución de su metabolismo. En los ancianos, el deterioro progresivo de la función renal puede producir una disminución constante de las necesidades de insulina. En los pacientes con trastornos hepáticos graves, las necesidades de insulina pueden disminuir a causa de la reducción de la capacidad de gluconeogénesis y la disminución del metabolismo de la insulina. Si el control de la glicemia no es óptimo o si el paciente muestra tendencia a episodios hiper- o hipoglicémicos, antes de considerar el ajuste de la dosis de insulina es esencial revisar el grado de cumplimiento del tratamiento por parte del paciente, los puntos y las técnicas oportunas de inyección y todos los demás factores relevantes. Hipoglicemia:Puede producirse hipoglicemia si la dosis de insulina es demasiado alta en relación con las necesidades de insulina. Hay que tener especial cuidado, y es recomendable intensificar el control de la glicemia, en pacientes en los cuales los acontecimientos hipoglicémicos puedan tener especial relevancia clínica, como los pacientes con estenosis significativa de las arterias coronarias o de los vasos que irrigan el cerebro (riesgo de complicaciones cardíacas o cerebrales de la hipoglicemia), así como en pacientes con retinopatía proliferativa, especialmente si no se han tratado con láser (riesgo de amaurosis subsiguiente a la hipoglicemia). Los pacientes deben conocer las circunstancias en que los síntomas de alarma de hipoglicemia se ven reducidos. Los síntomas de alarma de la hipoglicemia pueden verse modificados, y ser menos pronunciados o estar ausentes en ciertos grupos de riesgo. Estos incluyen a los pacientes:cuyo control glicémico ha mejorado notablemente, en los que la hipoglicemia se desarrolla gradualmente, de edad avanzada, después de cambiar de una insulina de origen animal a una insulina de origen humano, que presentan una neuropatía autónoma, con un largo historial de diabetes, que padecen una enfermedad psiquiátrica, que reciben tratamiento simultáneo con determinados medicamentos (ver Interacciones). Estas situaciones pueden ocasionar una hipoglicemia grave (y posiblemente la pérdida del conocimiento) antes de que el paciente sea consciente de su hipoglicemia. Si se observan valores normales o incluso disminuidos de hemoglobina glicosilada, hay que considerar la posibilidad de que existan episodios recurrentes e inadvertidos (especialmente nocturnos) de hipoglicemia. El cumplimiento por parte del paciente de la pauta posológica, el régimen dietético, la correcta administración de insulina y el reconocimiento de los síntomas de hipoglicemia, son esenciales para reducir el riesgo de hipoglicemia. Los factores que incrementan la sensibilidad a la hipoglicemia requieren una especial vigilancia y pueden obligar al ajuste de la dosis. Entre ellos se cuentan:el cambio del área de inyección, el incremento de la sensibilidad a la insulina (p.ej. al eliminar factores de estrés), el ejercicio físico desacostumbrado, aumentado o prolongado, una enfermedad intercurrente (p.ej. vómitos, diarrea), ingesta inadecuada de alimentos, omisión de comidas, consumo de alcohol, ciertos trastornos de descompensación del sistema endócrino (p.ej. hipotiroidismo e insuficiencia adrenocortical o de la pituitaria anterior), el tratamiento en concomitancia con ciertos medicamentos. Enfermedades intercurrentes:Las enfermedades intercurrentes exigen una intensificación del control metabólico. En muchos casos, está indicada la realización de análisis de orina para detectar la presencia de cuerpos cetónicos y a menudo hay que ajustar la dosis de insulina, siendo frecuente que aumente la necesidad de la misma. Los pacientes con diabetes del tipo 1 deben continuar consumiendo al menos una pequeña cantidad de carbohidratos de forma periódica, aun cuando sean incapaces de comer o coman sólo un poco, o padezcan vómitos, etc., y nunca deben interrumpir completamente la administración de insulina.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play